Atlas de histología vegetal y animal
Inicio » Tejidos animales » Sistema digestivo
Órganos animales

SISTEMA DIGESTIVO
« Reproductor masculino Hígado, páncreas »
Sistema digestivo

Esquema de los diferentes componentes del sistema digestivo.

Este sistema presenta organizaciones muy diversas tanto en los animales invertebrados como en los vertebrados. Sin embargo, el aparato digestivo de los vertebrados es, en general, un tubo hueco que recorre el organismo en dirección longitudinal, abierto en sus extremos, la boca y el ano. Aunque hay profundas diferencias, no sólo morfológicas sino también fisiológicas, dependiendo del tipo de dieta que presentan los diferentes grupos de animales, vamos a describir una estructura general refiriéndonos principalmente a los mamíferos de dieta omnívora.

En el aparato digestivo pueden distinguirse las siguientes partes: zona cefálica, zona del tronco y las grandes glándulas anexas, hígado y páncreas.

La zona cefálica está formada por la cavidad bucal, provista de dientes y glándulas salivales, además de la lengua, y por la faringe que comunica con el sistema respiratorio y en cuya entrada se encuentran las amígdalas como órganos de defensa. Su función es la digestión mecánica, adición de enzimas degradativas como las amilasas y deglución, así como la percepción del sabor. La cavidad bucal y la nasal se encuentran separadas en vertebrados terrestres por el paladar, excepto a nivel de faringe. Tanto el paladar anterior duro como el posterior blando están revestidos por el mismo epitelio que la cavidad bucal, epitelio estratificado plano. La parte cefálica presenta una estructura más irregular y variable que el resto del digestivo.

Lengua

Lengua.

Glándulas salivales

Glándulas salivares.

Diente

Diente.

Esófago

Esófago.

Estómago

Estómago.

Intestino delgado

Intestino delgado.

Intestino grueso

Intestino grueso.

La parte del digestivo del tronco comprende al esófago, estómago e intestino (delgado, grueso y conducto anal o recto). Los alimentos ingeridos pasan a través del esófago hacia el estómago donde comienza su digestión por la actividad de enzimas digestivas. En el intestino delgado continúa la degradación química de los alimentos, y se produce además la absorción de agua y los nutrientes a través de su epitelio hacia las vías sanguíneas y linfáticas. Finalmente en el intestino grueso se acumulan las sustancias de deshecho que son expulsadas de manera controlada por el conducto anal.

La estructura histológica del esófago, estómago e intestinos es similar y está formada por cuatro capas: la más interna es la mucosa, que consta de un epitelio que reviste el interior del tubo y que presenta variaciones morfológicas relacionadas con su función conductora, secretora o de absorción. Sea cual sea el tipo de epitelio, todos descansan sobre una lámina basal debajo de la cual se encuentra la segunda capa de la mucosa llamada lámina propia o corion, que es un armazón de tejido conjuntivo laxo, profundamente irrigado y con gran cantidad de células de defensa como son los macrófagos, células plasmáticas, linfocitos, etcétera. La mucosa está revestida por una capa de músculo liso llamada muscular de la mucosa, que permite los movimientos de la mucosa.

Externamente a la muscular de la mucosa se encuentra la túnica submucosa, que consta de un tejido conjuntivo denso irregular con gran cantidad de glándulas exocrinas, también llamadas glándulas submucosas exocrinas. Esta capa está igualmente muy irrigada por vasos sanguíneos y, además presenta una gran inervación nerviosa a cargo del plexo de Meissner que controla la motilidad de la mucosa y la secreción de las glándulas.

La submucosa está revestida por la túnica muscular, formada por músculo liso. La porción inicial del esófago presenta esta capa con fibras musculares estriadas entremezcladas. La túnica muscular se organiza en dos capas, una circular interna y otra longitudinal externa. Entre ambas se localiza un plexo nervioso neurovegetativo, el plexo de Auerbach, el cual controla el movimiento muscular permitiendo las contracciones peristálticas a lo largo del tubo digestivo.

La capa más externa del digestivo es la serosa o adventicia. Está formada por conjuntivo laxo con gran cantidad de células adiposas y establece el límite entre el tubo digestivo y las cavidades celómicas, uniéndose por su parte dorsal al mesenterio.

Dos grandes glándulas compuestas liberan su contenido al interior del tubo digestivo, le hígado y el páncreas. Ambas utilizan el mismo conducto, el colédoco, que desemboca en el intestino delgado. El hígado secreta la bilis, que contiene, entre otros, ácidos biliares necesarios para la absorción de las grasas. El páncreas secreta de manera exocrina enzimas digestivas que ayudan a la digestión. Ambas glándulas poseen también una función endocrina, liberando sustancias a la sangre, pero mientras que en el hígado es el propio hepatocito el que realiza tanto la función exocrina como endocrina, en el páncreas la función endocrina se localiza en lugares diferentes denominados islotes de Langerhans.

« Reproductor masculino Hígado, páncreas »
Inicio » Tejidos animales » Sistema digestivo Descargar sistema digestivo en pdf
Actualizado: 07-01-2013